La realización de un adecuado mantenimiento de las instalaciones asegura su buen funcionamiento y puede prolongar la vida útil de los equipos

Cualquier instalación fotovoltaica, ya sea aislada o de autoconsumo, debe ser sujeta a un correcto mantenimiento para lograr su pleno rendimiento durante la vida útil de la misma. A este respecto, existen dos tipos de mantenimiento:

  • Mantenimiento fotovoltaico preventivo, que se lleva a cabo con regularidad y sirve para procurar que no se den fallos en las instalaciones y para maximizar la eficiencia de la instalación.
  • Mantenimiento fotovoltaico no preventivo. Se trata de solucionar aquellos problemas que surjan en los equipos de la instalación.

En Intergia realizamos instalaciones fotovoltaicas con la mejor tecnología disponible y estamos comprometidos con la calidad de nuestro trabajo. Por ello, realizamos también tareas de mantenimiento preventivo sobre nuestras instalaciones.

Manteniemiento_alfamen