El vehículo eléctrico está cobrando más y más importancia, y cada vez son más los clientes que deciden instalar puntos de recarga de VE en sus instalaciones o en sus hogares. Estos puntos de recarga, o electrolineras, pueden tomar la energía directamente de la red, o bien, esta electricidad puede provenir de fuentes renovables, como pueden ser paneles fotovoltaicos.

Igualmente, el vehículo de hidrógeno, aunque todavía en menor desarrollo, es una posibilidad atractiva para la utilización de la energía sobrante proveniente de una instalación renovable, que de otra forma se perdería. El hidrógeno constituye un método de almacenamiento de la energía que, mediante su producción por electrólisis del agua y su empleo en un vehículo de hidrógeno a través de una pila de combustible, constituye una alternativa cero emisiones a la movilidad convencional. Estos vehículos necesitan recargar sus tanques en las llamadas hidrogeneras.

Ejemplos de instalaciones realizadas